martes, 27 de enero de 2009

Conseguir salsas espesas


Una receta de carne asada, unas albóndigas o un buen guiso quedan mejor si la salsa que los acompaña está bien ligada y es espesa. Para conseguirlo, puedes hacerla con puerros, además de las cebollas.

El puerro cocido suele soltar un caldito denso que hace que la salsa quede más ligada y no altera los sabores. Además, puedes engordarla si añades trocitos de patata partida; también espesará rápidamente añadiéndole una cucharada de puré de patatas en polvo.

Publicar un comentario en la entrada